"Las personas destinadas a enamorarse nacen unidas por un hilo rojo que según las circunstancias podrá tensarse, contraerse o enredarse, pero nunca romperse." 
Antiguo proverbio chino